Arbitraje femenino en la AASB Argentina

Arbitraje femenino en la AASB Argentina

Las mujeres del arbitraje latinoamericano serán las protagonistas durante el campeonato de mayores en la Ciudad de Río Cuarto, Córdoba, Argentina.

Durante el fin de semana de abril, del 19 al 21, se realizará en la Ciudad de Río IV otro nuevo campeonato nacional de mayores femenino. Este no será un torneo más para nosotros, será parte de la historia de nuestro deporte ya que, en el evento, participarán seis oficiales femeninos. Será la primera vez en la historia que seis mujeres estén arbitrando una competencia de softbol oficialmente en el país.

A los inicios de la fundación, uno de los objetivos era incrementar la participación de mujeres en el arbitraje nacional, hoy, casi cinco años después, podemos decir que en la AASB las mujeres tienen el lugar que se merecen.

Final del campeonato de clubes en Alberti-Analia Merizzi

De los seis oficiales, dos vendrán de Salta, las señoritas Melisa Solaliga y Lara Martínez, desde Tucumán Gabriela Jimenez, de La Pampa, Agustina Urdaniz y la más sureña de todas hasta hoy, Analía Merizzi de la Ciudad de Bahía Blanca; también tendremos la presencia de la señorita Patricia Hamamoto de Brasil como invitada especial.

Los mejores exponentes del arbitraje femenino de la AASB estarán con nosotros durante este importantísimo fin de semana en Río IV.

Cabe destacar que, de los seis árbitros mujeres, dos serán partícipes de los próximos Juegos Panamericanos de Lima 2019, tres tienen certificación internacional y el resto vienen camino a la próxima certificación de la WBSC.

Será la primera vez, después de más de 20 años que se reúnen más de siete árbitros internacionales en una competencia nacional.

Campeonato en Ciudad de Neuquen Merizzi-Urdaniz-Gorosito

A continuación, un poco de las historias personales de quienes serán protagonistas, desde el arbitraje femenino, durante los juegos en Río IV, Córdoba.

 

La historia de Gabriela Jimenez de Tucumán.

Gabriela Jimenez

 

Mi comienzo con el arbitraje fue en la Facultad de Educación Física de Tucumán cursando la materia “Orientación: Sóftbol”, que sería un tercer nivel del deporte. Ésta se abocaba más al arbitraje por lo que desde ese momento comencé a sentir igual pasión por jugar y arbitrar, debido a que en mi ciudad cuando jugaba no había muchos árbitros formados oficialmente que estuvieran en actividad (solo había un árbitro que actualmente se dedica a ser manager). Una forma de involucrarnos con el arbitraje era ponernos a arbitrar con los chicos que cursábamos la orientación, por lo que siempre arbitraba la categoría masculina ya que yo jugaba.

 

En el 2007 me entero de la existencia de un curso de arbitraje a nivel nacional que se realizaba en Paraná previo a un torneo masculino y que terminaba con dicho torneo, en donde debimos participar para acreditar el curso. Desde ese entonces, pasé a ser árbitro certificado a nivel nacional y tuve la suerte de participar en varios torneos a en todas partes del país.

En el 2014, participo de otro seminario organizado por la AASB en donde revalido mi condición de árbitro nacional y comienzo a realizar una formación más especializada a lo largo de todas las experiencias que iba sumando.

Desde ahí, siempre miré al arbitraje internacional como un futuro al cual me encantaba pensarme formando parte, aunque no tenía idea de cómo sería o cómo lo haría. Sin embargo, se empezaron a dar algunas invitaciones a torneos sudamericanos en donde ya comenzaba a tener roces con árbitros de otros países y eso me encantó. A partir de ahí, estuve más segura hasta dónde quería llegar, así que cuando desde la AASB comenzaron a dar conocimiento de las posibilidades para buscar una certificación internacional, comencé a probar en la página de la ISF, la cual contenía una sección con evaluaciones para poder precertificar. Luego vino el cambio de la ISF a la WBSC, y se me dio la oportunidad de poder ser partícipe de la certificación internacional que se realizaba en Brasil. Argentina contaba con 5 plazas, por lo que yo estaba quedando afuera ya que estaba cubierta la convocatoria. Pero debido a otras bajas que sucedieron en otros países y también por ser mujer, se me dio la posibilidad de ir por mi sueño, que por suerte no la desaproveché y obtuve mi recompensa, aprobando y certificando en el 2018 como árbitro internacional de la WBSC.

Desde ahí, comenzó un nuevo desafío, que es seguir creciendo y mejorando para llegar a estar en los más altos torneos internacionales. Mi primera experiencia como árbitro internacional fue en el Sudamericano sub-15 femenino en Perú, y así espero seguir sumando.

No podría concluir este relato sin agradecer a la AASB y a todas las personas que aportaron su granito de arena para que yo pueda continuar con esta pasión.

Animo a todas las mujeres a sumarse a ésta hermosa experiencia de recorrer sus caminos en el arbitraje.

 

La Historia de Analía Merizzi-Bahía Blanca.

Analia Merizzi

 

Inicié en el mundo del softbol en el año 2001, desde el cual estoy ininterrumpidamente. Aunque me empecé a interesar más en el área del arbitraje en el año 2009 a partir de un Campeonato Nacional de Cadetes que se desarrolló en Bahía Blanca, y en el cual me vestí por primera vez de “azul” para colaborar.
En el año 2010 realicé mi primer curso de nivel inicial que se llevó a cabo en Buenos Aires dentro de las instalaciones del ex CENARD (Centro Nacional de alto Rendimiento Deportivo). Allí uno de los profesores nos preguntó …por qué queríamos ser árbitros? A lo que pensaba, y sigo sosteniendo, que es parte de devolverle al deporte lo que tanto él nos dio y disfrutamos. Cada uno conoce sus condiciones y limitaciones como jugador. Y quería otra forme de seguir creciendo y desarrollándome en el ambiente.
Si bien era algo que me interesaba y gustaba, no era el momento en que yo sentía querer ejercerlo oficialmente, debido a que era jugadora y muy dedicada en esos tiempos. Siempre trabajé mucho en los clubes que representé, ya sea como entrenadora de menores, comisión directiva, miembro de asociaciones.
Pero sin apuro y tratando de aprender todos los días un poco más, las cosas se fueron concretando.
Uno va creciendo y las prioridades van cambiando, es por ello que, a partir del año 2014 con la fundación de la AASB, nuevamente empecé a interiorizarme en el arbitraje. Si bien nunca dejé de ser jugadora, las ganas y prioridades se invirtieron casi sin pensarlo. Pero con el deseo de hacerlo cada vez más intensamente.
En el año 2016 retomé cursos y capacitaciones y así fue como desde la fecha a la actualidad soy un miembro activo de la AASB.
Me han designado para trabajar en diversos campeonatos Nacionales abarcando todas las categorías, desde infantiles, cadetes, juveniles y primera división femenina y masculino. En las ciudades de: Santa Rosa, Olavarría, Lincoln, Alberti, Neuquén, Paraná y mi propia Bahía Blanca.
En noviembre de 2017 concurrí al primer seminario de arbitraje nacional organizado por la AASB llevado a cabo en Río IV. A cargo de Javier Peñarroya y Reinaldo Lanzavecchia. En el cual estuvieron presentes contando sus experiencias y vivencias grandes personas y referentes del softbol.

Una de las experiencias más grandes y satisfactorias que tuve, fue poder participar en el Campeonato Sudamericano U18 femenino desarrollado en Paraná en mayo del 2018. Hermosa vivencia en la cual aprendí mucho y con varias cosas nuevas para mí.
Además de las experiencias deportivas, destaco que humanamente es muy gratificante pertenecer a una asociación que trabaja incansablemente reinvirtiendo en sus afiliados y facilitándonos nuevos y grandes caminos que hace algunos años eran impensados.
El crecer como persona y desarrollar nuevos lazos.
Cada uno elige su “techo” en todos los ámbitos en que se desarrolle, éste no es excepción. Por eso quiero seguir trabajando y aprendiendo para que siga siendo tan agradable y satisfactorio mantenerme transitando en este camino del arbitraje. No tengo dudas que, si uno lo hace con dedicación, pasión, responsabilidad, compromiso y placer el camino será de muchos kilómetros por delante.

 

La historia de Lara Martínez de Salta.

Lara Martinez

 

Mi paso por el arbitraje comenzó en Salta cuando tenía 18 años, empecé mi relación con el deporte jugando, no fue por mucho tiempo, ya que solo jugué solo 3 meses.
En junio del año 2015, fui a ver un campeonato nacional que se realizó en Salta y es ahí cuando vi que de otras provincias venían tanto otros equipos como árbitros que pertenecían a la AASB, converse con algunos entre ellos Javier Peñarroya que me conto de que se trataba su labor; luego de eso me llamo la atención ser arbitro y empecé a trabajar en mi liga, un año después en el torneo nacional del año 2016, me volví a encontrar con los árbitros de la asociación con los cuales trabaje y compartí tanto dentro como fuera de la cancha, siempre estuvieron atentos y me ayudaron a mejorar, después de eso, el presidente de la liga salteña me ofreció inscribirme en la AASB acepte de inmediato y pensé que era una oportunidad única de ser arbitro mujer a nivel nacional.
Junto y gracias a la asociación empecé a participar en torneos nacionales en otras provincias, como en Rio Cuarto (Córdoba), en Santiago del Estero, en La Copa Buenos Aires de la Ciudad de Morón.
En cada torneo en el cual participe me sentí  muy acompañada por la asociación ya que existía gente que tenía años jugando y arbitrando y pude preguntar aprender muchas cosas.
En la actualidad con 21 años estoy arbitrando en la liga Salteña de softbol, en los torneos nacionales que me convocan en otras provincias, estoy muy agradecida que sigan confiando en mí y en mi trabajo como árbitro, en cuanto a mi futuro aspiro a ser un árbitro a nivel internacional.

 

La historia de Melisa Solaliga de Salta.

Melisa Solaliga

Vivo en la ciudad de salta y Soy originaria de la San Pedro de Jujuy.

El softbol llegó a mi vida primero como jugadora y después apareció el arbitraje. Pasión que despertó en mi en muy poco tiempo, en el 2016 empecé arbitrando en la Liga salteña de softbol de la mano de Gustavo Pastrana su actual presidente, que me motivo e incentivo a formar parte de la AASB, Asociación en la cual desde un primer momento sentí que formaba parte de una nueva familia, en ese mismo año tuve la fortuna que la Asociación estuvo en salta y compartir el campo de juego con otros compañeros que venían de diferentes provincias. Ahí conocí a Javier Peñarroya ( presidente de la AASB), un gran hombre y un excelente maestro, que gracias a él y al esfuerzo que la Asociación hace por incluirme en cada torneo, en  Noviembre de ese mismo año viaje a la Copa Buenos Aires  en Morón, primero torneo afuera de casa, todas las ilusiones y las expectativas puestas en ese torneo mayores femeninos ,hermosa experiencia y lindos recuerdos me quedaron allí , en 2017 llegó Santiago del Estero, Tucumán , Río Cuarto, todos torneos femeninos mayores  hasta que en el 2018 llegó mi primer torneo masculino mayores, Después de varios torneos , me había llegado la oportunidad y no la quería desaprovechar y por suerte salió todo bien, me lleve muchas experiencias nuevas y sentí todo El apoyo de mis compañeros de la Asociación.

En el arbitraje encontré mi verdadera pasión por este deporte, ahora tengo bien en claro las metas e iré por ellas, no sé cuánto tiempo me llevará, pero estoy segura que nunca bajaré los brazos.

Seguiré por el camino que está Asociación tenga para mí, tengo la fortuna de seguir perteneciendo a ella y sé que cuento con todo su apoyo.

 

La historia de Agustina Urdaniz de La Pampa.

Agustina Urdaniz

 

Jugué al softbol hasta mis 33 años, aunque empecé en el año 1997 arbitrando las categorías menores de la Federación Pampeana de Softbol con el apoyo de Ernesto Forastiero y Coco Briones.

Me dediqué a ambas actividades y reconozco que no me costó tomar la determinación de “colgar” el guante. Antes de retirarme también fui manager de menores y miembro de la Comisión Directiva de la Federación Pampeana de Softbol; y actualmente soy miembro de la Comisión Directiva de la AASB.

Entre los años 1999 a 2009 participé esporádicamente en torneos nacionales de todas las categorías y divisiones. En el año 2007 realicé el curso de certificación a nivel nacional y lo acredité. En 2010 tuve mi primer Sudamericano Femenino Sub 18 en la ciudad que me vio nacer.

Junto al apoyo de los Profesores Javier Peñarroya y Reinaldo Lanzavecchia en el año 2013 se crea la AASB, entidad necesaria para nuclear a quienes estábamos en actividad; para proyectar, enseñar y profesionalizar nuestra labor. Trabajamos por una Asociación cada vez más sólida, creíble, inclusiva y profesional con actividades y acompañamiento a quienes integramos esta entidad y para quienes confían en nuestra tarea.

En el año 2015 tuve mi primer viaje internacional al Nacional de Clubes Femenino Mayor de Brasil en Marilia- Brasil, y el Sudamericano Femenino Sub 15 en Chincha- Perú, en el año 2016 participé en el Sudamericano Femenino Sub 15 en Lima- Perú y Sudamericano Mayor Femenino en Cartagena- Colombia y en el año 2017 en el Sudamericano Femenino Sub 15 en Trujillo- Perú.

En el año 2018 certifique como umpire internacional de la WBSC en Brasil.

El arbitraje es un compromiso ineludible, se vive con el saber de una experiencia única (siempre algo se aprende), se trabaja con cordialidad y respeto, quizá me falten palabras para expresar lo que significa desde mi punto de vista.

Esta actividad es una constante de cambios, y siempre tengo que seguir actualizándome, estudiando, aprendiendo y corrigiendo.

Ser mujer para esta actividad no es impedimento para lograr objetivos.

Gracias a los que me acompañan.